¿La moda del fitness?

Actualmente, esta cosa del fitness ha tenido un gran auge, pero ¿qué es en realidad? No es nada más que, adoptar un estilo de vida saludable, en el que tú cuerpo y mente se sincronizan para brindarte bienestar en tu día a día.

Ahora bien, ¿por qué lo vemos como una moda o un “boom”? Simplemente, porque gracias a las redes sociales se han dado a conocer diversos exponentes de este estilo de vida, que te explican con sus vivencias cómo ser parte de todo el universo saludable.

Fitness = estilo de vida. El proceso para llegar a ser fitnesso adoptar un estilo de vida saludable se basa principalmente en una decisión. Primero debemos tomar conciencia de nuestro estilo de vida actual en general, para reconocer que no estamos dándonos un cuidado integral (cuerpo y mente). Allí inicia la transformación en decidir y reconocer, para posteriormente y poco a poco, ir haciendo cambios a nuestra rutina.

¿Por qué no puede ser de una vez? Porque tu mente está acostumbrada a ciertos hábitos y rutinas, así que si la fuerzas a cambiar todo en una semana, al cabo de un par de meses todo se habrá perdido. Es necesario que identifiques qué cambiar, qué mejorar y qué mantener. Por ejemplo, eres una persona joven que hace ejercicios, pero su alimentación no es muy nutritiva y no puedes dejar de tomar refrescos o gaseosas. Entonces, tu plan de acción inicial se centraría en mantenerte activo en los ejercicios, e incorporar algunos vegetales a tus comidas; para la siguiente semana seguir con ejercicios, más vegetales y suprimir una gaseosa al día. Así sucesivamente vas incorporando y eliminando hábitos en tu rutina. De esa manera tu cuerpo se irá adaptando al cambio, tu mente lo asimilará y no lo tomará como un choque; eso es adoptar un estilo de vida.

A medida que vas avanzado en el proceso, tu cuerpo irá cambiando, porque se verá afectado positivamente; comenzarás a ganar masa corporal (músculo) y perderás grasa. Del mismo modo, tus órganos trabajarán mejor y reducirás el riesgo de sufrir enfermedades virales o crónicas. De igual manera anímicamente te sentirás más activo, con más ganas; tu autoestima se elevará porque estás trabajando por y para ti, tu confianza se notará más y constantemente verás cambios positivos en tu vida.

Debes tener siempre en cuenta que, no es una dieta más, es una transformación integral para tu vida, lo cual no quiere decir que más nunca podrás comer dulces, o comida basura. Todo se compone de un equilibrio, saber balancear, escuchar a tu cuerpo y discernir lo que es mejor para ti; recuerda en el fitness todo va de la mano, 70% alimentación y 30% ejercicios. Nada se hace por sí solo.

Si tu motivación inicial fue adelgazar, poco a poco irás aprendiendo a identificar las grasas buenas y las malas, la conformación de un plato, las rutinas de ejercicios que dan resultado y las que no. Descubrirás el por qué de las cosas, traduciéndose finalmente en una forma de vivir, quedando esa motivación principal a un lado y te mantendrás siendo fitness, porque habrás logrado tu objetivo sabiendo qué es bueno para

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué estudiar en una universidad en Australia?

Las principales diferencias entre colegios públicos y privados en la educación